Hay días en los que se nos eriza la piel al recibir una foto y ver que la solidaridad y bondad de algunas compañeras es capaz de cruzar no sólo fronteras sino generaciones e incluso planos astrales.

Ayer 27 de Agosto en el pueblo de Urduliz, se celebró un mercado rural «pre-fiestas» y a las hijas de nuestra Iride Agirre 🌟, junto a un grupo de amigas se les ocurrió la idea de pasar el verano creando pulseras, pendientes y trenzas para organizar un puesto de venta beneficio a favor de la Asociación Cáncer de Mama Metastásico.

Tal y como reflejan sus caras, estaban muy ilusionadas y ya están pensando en repetir la acción durante las fiestas del pueblo.

Niñas así son nuestro futuro. Este grupo de niñas han aprendido lo que significa la palabra «solidaridad» gracias a sus padres y madres que no pueden ser mejores y hacen un trabajo espectacular como educadores.

Una vez más GRACIAS URDULIZ, Iride estará muy feliz y orgullosa de tod@s vosotr@s. Y nosotras muy agradecidas y emocionadas por ese gesto.

Y es que cuando una persona es un ángel durante su vida… Su legado permanecerá para siempre entre quienes la quisimos.