Imagina poder anticipar recaídas tumorales antes de que se manifiesten, abriendo la puerta a mejorar la efectividad de los tratamientos y mejorar el pronóstico de la enfermedad a largo plazo. ¿Podríamos hacer esto posible? Una potencial respuesta se encuentra en el análisis de imágenes médicas a través de la radiómica.

En términos simples, la radiómica es una técnica que puede mostrarnos, a través del análisis de imágenes digitalizadas, propiedades invisibles a simple vista de tejidos y tumores. Mientras el ojo humano sólo puede percibir unos 30 tonos de gris en una imagen, la radiómica escudriña miles de píxeles, revelando detalles cruciales que pueden servir en la toma de decisiones médicas.

Siendo actualmente el cáncer de mama una de las principales preocupaciones de salud global, la posibilidad de prever eventos como la recaída (en forma de recidiva o metástasis) se presenta como un avance revolucionario. Hoy en día, la recurrencia es relativamente impredecible, pero ¿qué pasaría si pudiéramos intervenir antes de que se manifieste?

Los estudios más recientes han demostrado que la heterogeneidad tumoral (asociada a la diversidad celular tumoral) es de gran utilidad para predecir el curso de la enfermedad y la respuesta al tratamiento. Esta heterogeneidad tumoral se puede evaluar mediante el estudio de las imágenes médicas de los tumores mamarios utilizando la radiómica.

La gran mayoría de personas diagnosticadas de cáncer de mama cuentan con una imagen mamográfica digital que frecuentemente se encuentra disponibles en los registros hospitalarios (ya que es el método de cribado o detección de esta patología), transformándose en una fuente de datos accesible para realizar estudios radiómicos. Aprovechando esto, un grupo de investigadores de la Universidad de Valencia han realizado un estudio con los datos de mamografías digitales de cánceres de mama de tres hospitales de Valencia desde 2014 al 2022. Se han centrado específicamente en el subtipo HER2 positivo ya que este tipo de cáncer se ha asociado a una mayor probabilidad de recidiva / metástasis. Los resultados de este estudio han mostrado la capacidad predictiva de la radiómica en la recurrencia de la enfermedad.

Lo fascinante es que al combinar estos datos radiómicos con información clínica y de laboratorio, se ha creado un modelo matemático capaz de identificar a las personas con más riesgo de recidiva. Este enfoque integrado destaca la importancia de una estrategia que combine las nuevas herramientas digitales y los conocimientos clínicos para combatir el cáncer.

Con estos hallazgos no es difícil imaginar un futuro donde la radiómica no solo prediga el comportamiento del cáncer de mama, sino también de otros tipos de cáncer. Estamos ante la posibilidad de evaluar de manera objetiva, cuantificable y probabilística el curso de la enfermedad, ofreciendo enfoques clínicos más personalizados.

Desde nuestra Asociación Española Cáncer de Mama Metastásico agradecemos a la Dra. Paulina Cárcamo Ibarra, médica especialista en medicina nuclear e imagen molecular, PhD en radiómica y cáncer de mama, por transmitirnos sus conocimientos y experiencias para la elaboración de este post.